Desigualdad Comentarios desactivados en Desigualdad

Las diferencias nos hacen ser desiguales, pues todo aquello que sea distinto entra en este concepto, ya sea por características físicas o emocionales, cada persona es única e irrepetible, pero muchas veces la sociedad nos invita a ser idénticos a otros.

También podemos decir que la desigualdad puede considerarse como la falta de equidad entre los individuos, cosas, acciones o percepciones. En ese caso se ahondan en la desigualdad social, económica, educativa o de género.

Tipos de desigualdades

Desigualdad Social

Por ende en la desigualdad siempre existirán diferencias y comparaciones. Pero al abordar la desigual social, entendemos que se refiere a las condiciones socioeconómicas que influyen en el trato que se les da a los individuos o también por consecuencia de su condición social, religiosas y otros motivos.

Este tipo de comportamientos influye en un trato distinto que puede considerarse discriminatorio hacia otros individuos, a veces puede ser positivo cuando la persona gana algo al respecto, pero negativo cuando su integridad se ve amenazada.

En ocasiones son pocos los que gozan de grandes beneficios y una mayoría padece del rechazo producido por las diferencias sociales, de esta manera podemos señalar que históricamente y culturalmente cargamos con estos comportamientos negativos, teniendo como consecuencia estas diferencias.

En la actualidad representan un inconveniente, que terminan afectando los distintos ámbitos a nivel de salud y económicos. Cuando este tipo de actitudes son frecuentes en un grupo social hasta los servicios públicos terminan viéndose perjudicados, pues no se da la atención de forma justa.

Desigualdad económica

Las personas se ven condicionadas pues no todos poseen el mismo acceso a bienes y servicios, se observa claramente en las diferencias entre ricos y pobres. Muchas veces por causas de estas distinciones económicas los menos afortunados suelen sufrir cierto tipo de rechazo, estas acciones afectan moralmente a quienes no cuentan con grandes ingresos.

Desigualdad educativa

En este caso aplican las posibilidades que permite el acceso a la educación de cada persona, esto en muchas ocasiona limita las futuras oportunidades de alcanzar cierto estatus y beneficios económicos.

Las personas que pertenecen a las clases sociales bajas suelen tener escasos beneficios a nivel económico, por lo que deben comenzar a trabajar en edades tempranas.

Desigualdad de género

Parece increíble pero durante mucho tiempo el sexo definió las posibilidades laborales, económicas y sociales entre mujeres y hombres. Las damas sufrieron rechazo por ser consideradas “débiles”, por ende no eran tomadas en cuentas ni por sus capacidades intelectuales.

En la actualidad estos paradigmas se han roto, pero aún existen ciertas barreras con referencia a la maternidad y la ausencia laboral.

Reflexionemos

Debemos luchar contra los rechazo, es necesario que creemos un mundo donde reine la justicia y la equidad. Un lugar donde las oportunidades sean para todos, sería lo ideal, alcanzar una sociedad con personas conformes y felices con sus vidas es lo que necesitamos.

Todo comienza desde nosotros, tratemos a los demás como nos gustaría ser tratados, ese pensamiento nos hará reflexionar. Recordemos que la vida da muchas vueltas, no sabemos si en algún momento seremos los que necesitaremos ser incluidos y respetados.

Previous ArticleNext Article