Desigualdad

Las diferencias nos hacen ser desiguales, pues todo aquello que sea distinto entra en este concepto, ya sea por características físicas o emocionales, cada persona es única e irrepetible, pero muchas veces la sociedad nos invita a ser idénticos a otros.

También podemos decir que la desigualdad puede considerarse como la falta de equidad entre los individuos, cosas, acciones o percepciones. En ese caso se ahondan en la desigualdad social, económica, educativa o de género.

Tipos de desigualdades

Desigualdad Social

Por ende en la desigualdad siempre existirán diferencias y comparaciones. Pero al abordar la desigual social, entendemos que se refiere a las condiciones socioeconómicas que influyen en el trato que se les da a los individuos o también por consecuencia de su condición social, religiosas y otros motivos.

Este tipo de comportamientos influye en un trato distinto que puede considerarse discriminatorio hacia otros individuos, a veces puede ser positivo cuando la persona gana algo al respecto, pero negativo cuando su integridad se ve amenazada.

En ocasiones son pocos los que gozan de grandes beneficios y una mayoría padece del rechazo producido por las diferencias sociales, de esta manera podemos señalar que históricamente y culturalmente cargamos con estos comportamientos negativos, teniendo como consecuencia estas diferencias.

En la actualidad representan un inconveniente, que terminan afectando los distintos ámbitos a nivel de salud y económicos. Cuando este tipo de actitudes son frecuentes en un grupo social hasta los servicios públicos terminan viéndose perjudicados, pues no se da la atención de forma justa.

Desigualdad económica

Las personas se ven condicionadas pues no todos poseen el mismo acceso a bienes y servicios, se observa claramente en las diferencias entre ricos y pobres. Muchas veces por causas de estas distinciones económicas los menos afortunados suelen sufrir cierto tipo de rechazo, estas acciones afectan moralmente a quienes no cuentan con grandes ingresos.

Desigualdad educativa

En este caso aplican las posibilidades que permite el acceso a la educación de cada persona, esto en muchas ocasiona limita las futuras oportunidades de alcanzar cierto estatus y beneficios económicos.

Las personas que pertenecen a las clases sociales bajas suelen tener escasos beneficios a nivel económico, por lo que deben comenzar a trabajar en edades tempranas.

Desigualdad de género

Parece increíble pero durante mucho tiempo el sexo definió las posibilidades laborales, económicas y sociales entre mujeres y hombres. Las damas sufrieron rechazo por ser consideradas “débiles”, por ende no eran tomadas en cuentas ni por sus capacidades intelectuales.

En la actualidad estos paradigmas se han roto, pero aún existen ciertas barreras con referencia a la maternidad y la ausencia laboral.

Reflexionemos

Debemos luchar contra los rechazo, es necesario que creemos un mundo donde reine la justicia y la equidad. Un lugar donde las oportunidades sean para todos, sería lo ideal, alcanzar una sociedad con personas conformes y felices con sus vidas es lo que necesitamos.

Todo comienza desde nosotros, tratemos a los demás como nos gustaría ser tratados, ese pensamiento nos hará reflexionar. Recordemos que la vida da muchas vueltas, no sabemos si en algún momento seremos los que necesitaremos ser incluidos y respetados.

¿Cómo reducir la contaminación del agua?

Todos podemos contribuir gota a gota a disminuir los daños causados al agua. Recuerden que éste es el elemento más importante que hay en el planeta y es indispensable para poder vivir.

De hecho, el 70 % de la tierra está cubierto por agua y el ser humano tiene la misma cantidad. Las personas pueden estar una semana sin comer absolutamente nada, pero no pueden estar ese tiempo sin beber agua.

El agua que se consume debe ser potable, no debería tener bacterias que perjudiquen la salud de las personas, por ese motivo es esencial su cuidado. La contaminación está presente en todos lados y el ser humano usa como vertedero, las playas, los ríos y otras fuentes vitales que ayudan a hacer vida.

780 millones de personas alrededor del mundo no tienen agua potable, mientras que a otros les llega el agua contaminada. En consecuencia, con pequeños pasos que se den diariamente sí se puede hacer el cambio.

  1. Cerrar el grifo del agua cuando no se esté utilizando. Parece un recordatorio básico, pero no todos tienen incorporados estas costumbres vitales.
  2.  No dejar basura en las playas.
  3.  Reciclar. Siempre es importante conocer la manera correcta de desechar los residuos tóxicos para no        contaminar por desconocimiento.
  4.  No uses plástico o por lo menos reduce su uso. Este material no es biodegradable y siempre termina en    los mares, ríos o lagos. Muchos países están tomando la iniciativa y prohíben su uso.
  5.  No lanzar medicamentos por el desagüe porque contienen diversas sustancias que pueden ser                 perjudiciales para el suministro de agua.

Razones por las que contaminas el agua

Cambiar conductas aprendidas no es fácil, pero siempre estás a tiempo para dar la vuelta y comenzar a hacer algo por ti y por los demás.

El ser humano es el protagonista de la película de terror titulada Tú eres el culpable. Sí, si se tuviera más cuidado de la contaminación del agua y del impacto que tiene y tendrá, otra sería la historia.

A continuación, verás algunas explicaciones.

1. En la agricultura es común el uso de pesticidas y productos químicos para la producción de alimentos. Pero, todo eso pasa directamente por canales subterráneos que, seguramente, terminan en redes de agua para consumo que difícilmente serán tratadas.

2. La tala de los árboles forma parte del gran universo de la contaminación del agua porque contribuye a que los ríos, lagos, entre otros se sequen.

3. Obviamente, las industrias son los responsables, por excelencia, de la contaminación del agua. Las empresas vierten sus productos químicos en los ríos y esto no solo afecta al ser humano, también a todo el ecosistema.

4. Otra razón muy preocupante ocurre con los derrames de petróleos, esto no solo afecta el agua, también a todas las especies que habitan en ellas. Pescadores y marineros se ven afectados por los cambios físicos y químicos del líquido haciendo difícil el trabajo.

Todo esto se resume en la poca sensibilidad que tiene el ser humano hacia lo que lo rodea. Las advertencias están en todos lados, pero parece que nada hace efecto para que cambien las cosas.

Las cifras parecen no importar mucho, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) diga que cerca de 5 millones de personas en el mundo mueren por beber agua contaminada, suele ser utópico.

Pero si llegaste a esta publicación, algo te debe importar el tema.

Ahora, si consumes agua contaminada los problemas pueden ser muchos. La OMS dice que puedes sufrir de diarrea, cólera, hepatitis A, disentería, poliomielitis y fiebre tifoidea, y muchas otras.

El cambio no vendrá de otros, siempre hay que hacerse responsables de lo que se da a la naturaleza para recibir lo mejor de ella. El planeta agradecerá cualquier aportación y será valiosa sin importar el tamaño de ella.

¿Qué estás esperando? Comunica el mensaje y no seas una razón más, el cambio está en tus manos.

«Si quieres conocer cómo reducir la contaminación del agua, puedes leer este artículo«

¿Te has preguntado qué es la contaminación del agua?

La contaminación del agua se produce cuando hay un cambio físico o químico del líquido, esto quiere decir que su consumo puede causar grandes daños para la salud.

Hoy en día se habla mucho de cuidar los océanos y de no lanzar desperdicios al mar. En la teoría parece estar asumida esa premisa, pero en la práctica esto no sucede.

Para que tengas una idea de las estadísticas sobre este tema: los océanos acumulan más de 250.000 toneladas de plástico es sus aguas, eso quiere decir que 8 millones de toneladas de desperdicios terminan en el mar cada año.

El 79 % de los plásticos desechados han terminado en vertederos o el medio ambiente. Calculan que para 2020 la producción de plásticos haya aumentado 900 %. En un año, la realidad podría ser peor.

Según informe de Davos, para 2050 las aguas del planeta tendrán más plásticos que peces, es decir más de 700 especies marinas están en peligro.

Entonces, cuando estos objetos de plástico llegan al medio marino tardan décadas o cientos de años en degradarse. En consecuencia, pone en peligro a las especies marinas y a los seres humanos que ingieren los restos de este material.

La ecuación parece muy sencilla, si no se tiran desperdicios a los océanos no habrá aguas contaminadas. No todos son conscientes de esto, pero en algunos lugares del mundo han querido adoptar ciertas medidas para comenzar a cambiar la realidad inminente.

Inglaterra para 2020 prohibirá las pajillas de plástico, la Unión Europea, a partir del 2021, prohibirá los plásticos de un solo uso. Argentina las está eliminando paulatinamente y otros más que han dado un ejemplo fundamental.

Son pasos importantes y que se deben incentivar para que más países repliquen esta medida.

España tiene el récord de ser el país europeo que más pajitas usa por habitante y año, tiran alrededor de 13 millones.

Crear conciencia nunca ha sido tarea fácil, pero muchas veces una imagen vale más que mil palabras para comenzar el cambio.

«Si quieres saber las razones por las que llegamos a este problema, puedes leer este artículo«