28 de abril de 2012

El fraude, los superricos y la libertad de prensa

Pueden unos dedicarse a calificar la reforma laboral del Gobierno del PP como superlativamente injusta, contraproducente e insolente. Otros lo hacen señalando medidas concretas que la hubieran hecho innecesaria.

La Agencia tributaria española declara que el 74 % del fraude fiscal se da entre las grandes familias, las grandes empresas y la gran banca. Un fraude que alcanza los 44.000 millones de euros, que el Estado no ingresa y con lo que casi podría haber cubierto los gastos de sanidad, educación, escuelas de infancia, servicios de personas con dependencia y otros.

Ya se hizo público que el Sr. Emilio Botín y su familia guardaban, desde la guerra civil en la banca suiza HSBC, 2000 millones de euros no declarados a las autoridades tributarias del Estado español. Pero no sólo el Sr Botín. Se ha llegado a saber, por publicación de un empleado de ese banco suizo, que en dicho banco tenían depositado dinero 569 españoles nada menos sin declararlo.

Lo grave de todo esto son dos cosas: la primera , la tolerancia observada por el Estado respecto a los superricos , con la orden de protegerlos (Sr. Botín, Cesar Alierta, etc.) paralizando las pesquisas de la Agencia Tributaria ; y la segunda, el silencio de los grandes medios de difusión de nuestro país en este punto. Callan porque la banca los financia, gasta mucho dinero en anuncios comerciales y les provee de créditos cuando , en momentos como el presente, pasan por una situación financiera delicada.

Gran influencia, pues, de la banca, miedo e incapacidad del Estado, ocultamiento y silencio de los medios y España sin los 44.000 mil millones de euros que bien le hubieran servido para evitar los enormes recortes del gasto público social que el Gobierno del PP está realizando.

(Benjamín Forcano. Teólogo Moral expulsado de la Orden Claretiana a instancias de Joseph Ratzinger, actual Benedicto XVI)

Rebelion

Web Analytics