15 de abril de 2009

"Obama no desea normalizar las relaciones con La Habana"

Gorka Castillo
Público

James Petras. Profesor emérito de la Universidad de Nueva York y escritor.

Este sociólogo estadounidense ha escrito artículos sobre Cuba que han llegado a exasperar al mismo Fidel Castro. Sin embargo, sus críticas se respetan. Tanto en Washington como en La Habana.

¿Ha comenzado el fin del embargo y el inicio del deshielo con Cuba?
No. Este anuncio sólo permite a las familias enviar remesas y viajar a la isla una vez por año en lugar de cada tres años. También eleva el gasto en Cuba de 50 a 150 dólares. Los cambios son mínimos, muy pequeños.

¿Respecto a qué?

Respecto al sentir de más del 60% de la sociedad estadounidense que desea acabar con el embargo ya. Respecto a las Cámaras de Comercio de EEUU, que también desean que Washington abra el comercio con Cuba sin restricciones. Respecto a algunos gobernadores republicanos de Estados conservadores con grandes posibilidades exportadoras de productos agrícolas a La Habana

¿Considera que Obama está aplicando una política de derechas?

Sin duda. Las medidas puestas en marcha por Obama hasta hoy no son un indicador de su progresismo. Obama está más cerca de la política de Miami que la mayoría de los estadounidenses. No va a levantar el embargo ni siquiera tiene previsto reconocer al Gobierno cubano. Su problema es que en la Cumbre de las Américas se va a encontrar solo puesto que toda América Latina tiene ya relaciones con Cuba y va a exigirle cambios profundos para reintegrar a la isla. Pero no va hacerlo porque no lo desea. Su política es de derechas.

Pero mejora la era Bush.

Eso es indiscutible pero vuelve a las políticas restrictivas anteriores a Bush, es decir, a la época Clinton, Bush padre o Reagan. Incluso con estos presidentes, los estadounidenses podían mandar más remesas y podían viajar con mayor libertad a la Isla. Obama no pretende cambiar las relaciones económicas ni diplomáticas con Cuba.

¿Tiene el presidente de EEUU capacidad de maniobra sobre Cuba?

Sí. El presidente tiene muchísima capacidad para variar la política sobre Cuba. Tiene a la opinión pública, a las empresas agrícolas, a las petroleras y al 80% de su partido a favor de normalizar las relaciones con La Habana.

¿Pero Cuba no ha hecho muchos gestos de distensión?

Es una discusión amplia y compleja. No veo mucho empuje para cambios internos. Algunas políticas puestas en marcha bajo la presidencia de Fidel Castro fueron equivocadas. Por ejemplo en la agricultura, donde jamás se ha diversificado. Lo mismo ocurre con el turismo. El centralismo y la burocracia son muy grandes. De todas formas, el nuevo Gobierno de Raúl es más liberal que antes con Lage y Rodríguez.

Visto en Rebelión.

Rebelion

Web Analytics