2 de noviembre de 2007

Un obispo con dignidad

El Arzobispo de York, John Sentamu, ha solicitado a los creyentes que boicoteen todos los chocolates que no lleven la etiqueta de "comercio justo". Con ello, aporta su granito de arena en la lucha contra la explotación y la opresión laboral infantil, pues más de doce mil niños esclavos trabajan en plantaciones de Costa de Marfil, que aglutina el 43% de la producción mundial del cacao. Esto es, casi la mitad de chocolate mundial está amasado con el hambre de los pobres, aún peor, de los POBRES NIÑOS.

Esto sí es un boicot político en aras de la justicia y la solidaridad, y no el que se alentó, desde la COPE, contra todos los productos catalanes. Evidentemente, se trata de dos cuestiones distintas, que responden con claridad a dos "inquietudes" muy diferentes.

Bien por el obispo. Ya era hora de que un purpurado, puestos como están a dedicarse con más empeño a "las cosas del César que a las de Dios", a la hora de hacer política, la haga con el Evangelio en la mano, y no en contra de él.

¡Ah, perdón! Que no se trata de un obispo de la conferencia episcopal católica española, sino de un anglicano. Ya me extrañaba a mí.

Rebelion

Web Analytics